sábado, 20 de julio de 2013

MANEJO DE PROBLEMAS EMOCIONALES Y DE COMPORTAMIENTO EN EL AULA DE CLASE

MANEJO DE PROBLEMAS EMOCIONALES Y DE COMPORTAMIENTO EN EL AULA DE CLASE (Tomado de la Guía para Docentes del programa "DESCUBRIENDO UN NUEVO MUNDO" del CES.)


IDENTIFICACIÓN DE PROBLEMAS EMOCIONALES Y DE COMPORTAMIENTO


Cualquier comportamiento que interfiera con el aprendizaje de un estudiante es un comportamiento problemático.  La mayoría de los estudiantes se comportan "mal" de vez en cuando.  Los docentes y directivos necesitan poder diferenciar los problemas de comportamiento que son parte del desarrollo normal de un estudiante de aquellos que no lo son y señalan un problema que necesita ser atendido.
Algunos docentes no toleran ninguna manifestación de "mal" comportamiento, ni siquiera ocasionalmente. Sin embargo, esto no es razonable.  Muchas veces estos problemas son el resultado de problemas de enseñanza, de problemas pasajeros o de problemas emocionales, entre otros.

Los problemas de comportamiento varían enormemente.  El primer paso que se debe seguir al tratar un comportamiento problemático es estudiar la naturaleza del mismo. Luego, se necesita determinar si el comportamiento es un verdadero problema y, si lo es, determinar que se puede hacer al respecto.

Muchos de los comportamientos que ocasionan problemas en el aula se manifiestan de manera externa o actuada.  Algunos de estos comportamientos son el lanzar objetos, gritar y o decir groserías, pelear y patalear. Otros problemas se manifiestan internamente.  Algunos de estos comportamientos son negarse a hablar y a participar y el aislamiento.
Ambos tipos de comportamientos pueden ser problemáticos y ambos pueden estar relacionados a un desorden conductual.  Pueden ser causados por sentimientos de frustración, por falta de auto control, por malos recuerdos del pasado o por causas biológicas o sociales.  La mayoría de estudiantes demostrará un mal comportamiento de vez en cuando.  Los docentes deben familiarizarse con estos comportamientos "comunes" ya que se presentan como parte del desarrollo infantil normal.  Sin embargo, también deben poder reconocer cuando un comportamiento es persistente y severo ya que puede ser indicio de un desorden conductual severo.

COMPORTAMIENTOS PROBLEMÁTICOS MANIFESTADOS EXTERNAMENTE


AGRESIÓN: Cuando los comportamientos son dirigidos hacia otro estudiante o adulto, el comportamiento se considera "agresivo". Golpear, halar el pelo, empujar, morder, entre otros, son considerados comportamientos agresivos.  Los insultos, la amedrentación y el atormento son ejemplos de agresiones verbales.  Si estos comportamientos ocurren continuamente y/o intensamente pueden convertirse en un asunto muy serio e indicar que el niño tiene un problema conductual.  Muchas veces los docentes creen que el niño es mezquino, hostil o simplemente un niño malo. El comportamiento agresivo severo y continuo puede indicar un problema más profundo, tal como frustración con la escuela, perturbación en el hogar u otra situación personal.


INCONFORMISMO: Cuando los estudiantes se rehúsan a obedecer reglamentos o instrucciones causan uno de los problemas más difíciles para los docentes.  Estos problemas son relativamente de naturaleza menos grave. Usualmente el estudiante está midiendo los límites del docente y viendo cómo este responde a su comportamiento.  Cuando el estudiante se rehúsa a obedecer instrucciones continuamente (representando un problema crónico). Algunos ejemplos de este comportamiento incluyen el rehusar completar una tarea, el abandonar el aula, el cambiar de puesto o el rehusar seguir instrucciones simples.


HOSTILIDAD: Es un sentido general de cólera hacia los demás.  Los estudiantes hostiles suelen provocar deliberadamente a otros estudiantes. Frecuentemente son agresivos cuando otros les hablan o intentan interactuar con ellos.  Adicionalmente suelen rehusarse a formar parte de actividades con otros estudiantes. El comportamiento hostil frecuente y severo puede ser un indicador de que un estudiante tiene problemas conductuales. Al notar esto, se debe ser cuidadoso en considerar las posibles causas fundamentales de este problema.  Muchos estudiantes deprimidos exhiben comportamientos hostiles como forma de protegerse y de enfrentar sus problemas.

TRASTORNO DE DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD: Los estudiantes con TDAH tienen dificultades prestando y manteniendo la atención necesaria para completar una tarea o actividad. Estos estudiantes parecen desorganizados, impulsivos, incapaces de enfocar y/o son hiperactivos.  El trabajo de estos estudiantes frecuentemente es desordenando e incompleto.  Su constante actividad y movimiento suele ser un problema en el aula para los docentes y compañeros de salón.

La hiperactividad es una de las características del TDAH más comunes.  Estos estudiantes suelen tener mucha energía y no pueden limitar sus actividades. Los estudiantes hiperactivos están constantemente en movimiento, se precipitan tocando o jugando con lo primero que ven y hablan incesantemente.  Sentarse tranquilamente duran una lección escolar puede ser una tarea bastante difícil para estos estudiantes.  Frecuentemente reportan la necesidad de mantenerse ocupados y tratan de hacer varias cosas a la vez.  Estos comportamientos se convierten en problemáticos cuando el estudiante que los manifiesta es incapaz de completar tareas, enfocar y/o prestar atención.

Los estudiantes con TDAH suelen ser también impulsivos además de hiperactivos por lo que son incapaces de pensar antes de actuar.  A menudo dejan escapar comentarios inapropiados, demuestran emociones sin freno y actúan como si no les importara las consecuencias.  A estos estudiantes se les hace difícil esperar y ser pacientes.  Aún de adolescentes o adultos tienden a actuar impulsivamente, tomando decisiones que proveen recompensas inmediatas en vez de aquellas que toman más esfuerzo pero proveen recompensas a largo plazo.


COMPORTAMIENTOS PROBLEMÁTICOS MANIFESTADOS INTERNAMENTE

Muchos estudiantes pueden manifestar sus problemas por medio de comportamientos internos.  Estos problemas suelen pasar desapercibidos ya que no causan problemas en el salón de clase.  Sin embargo, si interfieren con el aprendizaje y son tan serios como los comportamientos manifestados externamente.
Los docentes deben tratar de reconocer estos comportamientos en sus estudiantes porque, cuando son severos y persistentes, pueden indicar problemas serios que necesitan ser atendidos de inmediato.  Algunos de estos comportamientos pueden ser:

AFECTO BAJO: Es difícil de notar.  La característica más común es la falta de verdadera reacción emocional.  Por ejemplo, si un docente trae un obsequio especial para los estudiantes, un estudiante con afecto bajo quizás ni sonría, no aparenta estar excitado y parezca no darle importancia al obsequio.  Algunas veces comportamientos como éste solo indican que el estudiante está de mal humor.  Sin embargo, cuando el problema es persistente y severo puede indicar la existencia de un trastorno emocional.

INATENCIÓN: Los estudiantes distraídos suelen tener dificultad concentrándose y se aburren de tareas después de escasos minutos de haberlas comenzado. Algunas veces si están haciendo algo que les agrada, pueden no tener problemas de atención, sin embargo, enfocar deliberadamente y prestar atención para aprender algo nuevo les es usualmente difícil.

FALTA DE MOTIVACIÓN: La motivación es un componente crucial para el aprendizaje.  Generalmente los estudiantes dan su mayor esfuerzo por complacer a sus familias o maestros, por ser alabados, por competencia o por cumplir reglamentos y normas.  Frecuentemente los estudiantes con desórdenes emocionales y conductuales tienen poca motivación interna.  Además estos estudiantes tienen dificultad para comprender la relación entre sus comportamientos (como completar una tarea correctamente) y las consecuencias de este (recibir una buena calificación, un halago o una recompensa).  Es por esto que dichos estudiantes necesitan atención especial para ser motivados.

ANSIEDAD: Es la tensión que siente un estudiante por presiones reales o imaginarias. Muchos estudiantes sienten ansiedad brevemente (por ejemplo, al pasar eventos tensos tales como mudarse a un nuevo colegio, separación de los padres)  Algunos estudiantes sufren de ansiedad crónica.  Este tipo de ansiedad se caracteriza por sentimientos persistentes de agobio en situaciones diarias.  Esta sensación puede empeorar si no se trata a tiempo.  Los estudiantes con desórdenes de ansiedad tienden a estar quietos y alejados, pero en ocasiones se agitan y actúan agresivamente, suelen ser extremadamente sensibles al rechazo y/o al fracaso.

DEPRESIÓN: Es una ansiedad severa.  Los estudiantes deprimidos se caracterizan por tener sentimientos persistentes de pena, ansiedad, "vacío", desesperación, pesimismo, culpa, desprecio, impotencia y por pérdida de interés o placer en sus pasatiempos y actividades que antes les divertían. Los estudiantes con depresión aparentan estar enfermos, se rehúsan a estudiar y/o se preocupan frecuentemente.  Los adolescentes deprimidos suelen estar de mal humor, envolverse en sus problemas, ser negativos, ser resentidos y sentirse incomprendidos. Al igual que los estudiantes con otros problemas, pueden manifestar su situación internamente, externamente o de ambas maneras.

¿CÓMO SABER SI UN COMPORTAMIENTO NO ES NORMAL?


La mayoría de los estudiantes manifiestan o manifestarán comportamientos problemáticos ocasionalmente. Los estudiantes con problemas emocionales manifiestan estos comportamientos de maneras que sobrepasan lo que se ve en otros estudiantes.

Hay dos preguntas que los maestros y directivos deben hacerse para identificar problemas de conductas en los estudiantes:
¿Este comportamiento tiene sentido según la situación?
Un comportamiento puede ser indicio de un problema conductual serio cuando parece ser una reacción demasiado extrema y/o  cuando sucede frecuentemente. Por ejemplo:  si el docente les pide a los estudiantes que saquen una hoja para una prueba, un niño típico puede quejarse por un rato pero un niño con problemas conductuales puede manifestarse de maneras más extremas: por medio de una rabieta o de golpes.
Las quejas dentro de este contexto pueden considerarse un comportamiento normal pero las rabietas y los golpes son más extremos, más aún, si suceden con frecuencia.

¿Este comportamiento ocurre con frecuencia?
Los docentes deben considerar si un comportamiento problemático ocurre aisladamente o si ocurre con frecuencia.  Si es así, deben determinarse cuáles son los posibles problemas que contribuyen a la persistencia de tales comportamientos.  Adicionalmente, los docentes pueden ayudar a estos estudiantes utilizando estrategias que se enfoquen en promover comportamientos positivos.


CAUSAS DE LOS PROBLEMAS DE COMPORTAMIENTO

Existe una gran variedad de factores que contribuyen a los problemas de comportamiento, así como también muchos factores contribuyen al comportamiento positivo. Las experiencias que un estudiante tiene en su hogar y en su comunidad pueden afectar su comportamiento.  Por ejemplo:  los estudiantes que tienen una crianza nutrida con disciplina saludable, corren menos riesgo de desarrollar problemas conductuales severos y persistentes.

Los estudiantes que viven en hogares donde hay violencia suelen desarrollar comportamientos inapropiados. La pobreza extrema, la desnutrición, el uso de drogas y/o alcohol y la convivencia con compañeros que exhiben comportamientos inapropiados son factores que ponen a los estudiantes en mayor riesgo de desarrollar problemas comportamentales. Los factores biológicos también tienen un papel crítico en el desarrollo de los problemas de comportamiento. Por ejemplo:  el TDAH, ansiedad extrema o depresión, la timidez extrema, la impulsividad conllevan  problemas neurológico. Finalmente, los factores escolares también tienen un papel crítico en el desarrollo de estos problemas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada